El blog de Juan Pedro Cabrera

7 ventajas de las comunidades verticales con respecto al blog corporativo

comunidad vertical vs blogUna vez definida una comunidad virtual, ¿realmente aporta ventajas (centrándonos en branded communities, ya otro día hablamos si eso de comunidades temáticas y sus aplicaciones al marketing digital) respecto a un blog (corporate blog)?.

Personalmente creo que sí y vamos a ir desglosando punto a punto las mismas 7 razones que desglosaba Juan Pedro, para que estemos en igualdad de condiciones:

 

1) La confianza:  ¿qué mejor manera de generar la confianza de nuestros potenciales clientes que construir una relación multilateral entre la empresa (o marca) y los participantes de la comunidad (clientes o potenciales clientes) fomentando la participación entre los miembros y el diálogo? Es como tener un focus group permanente. Pueden hablar entre ellos mientras no estamos, pero podemos aparecer en cualquier momento para unirnos a sus conversaciones.

2) Aumento del tráfico: si bien es cierto que también un blog puede contar con botones de social sharing, en la comunidad podemos incorporar además herramientas sociales más avanzadas, como por ejemplo el upload de contenidos por parte de los usuarios desde sus perfiles dentro de la comunidad. El volumen de contenido original se multiplica exponencialmente sin necesidad de que invirtamos en la producción de los mismos.  También permitirles compartir en el resto de sus perfiles sociales contenidos generados por ellos mismos desde la comunidad.

3) Prospectos más cualificados: la comunidad aporta algo que no puede aportar un blog: las acciones member get member (que sean los propios usuarios de la comunidad las que atraigan a sus contactos en otros social networks a la comunidad a través de módulos de búsqueda desde su perfil en la comunidad). También, mediante un login social, o la propia información aportada por el usuario al cumplimentar su perfil, podemos disponer de una información específica de cada usuario que nos permitirá dirigirnos a ellos de una manera más eficaz y segmentada.

4) Conquista de otros mercados o incremento de la presencia en el mercado que estemos: también en este aspecto una comunidad de marca es más eficaz que un blog corporativo. Al rellenar cada usuario un formulario de registro para crear su perfil, o bien acceder mediante un social login, cuando navega en la comunidad podemos identificar perfectamente su procedencia y lanzarles aquellas versiones de la comunidad que mejor se adapten a sus gustos y necesidades, para promocionar aquellos contenidos que más relevancia tienen para nuestra empresa.

5) Menores inversiones en marketing para captar clientes: y no sólo en captación, también en investigación. Bien gestionada, y correctamente optimizada, una comunidad aporta muchas posibilidades, tanto a nivel analítico (como hemos mencionado, hay mucha información que es posible extraer con los permisos adecuados desde el token largo de un social login o desde el perfil cumplimentado) como en acciones de marketing directo, con herramientas como la mensajería instantánea, el chat o los comentarios sobre las publicaciones.

6) Generar comunidad: pero, a diferencia del blog, no lo hacemos sólo en torno a nuestro conocimiento, también en torno a las aportaciones del resto de usuarios. No somos nosotros los que educamos al cliente y prospecto en la materia, si no que aprovechamos los contenidos de los miembros de la comunidad para que nos ayuden en la generación de engagement. Si además “escuchamos”, podemos obtener de nuestra comunidad un beneficio adicional: nos permitirá emplearlo como herramienta de investigación de mercado.

7) Las ventas subirán: pero, sobre todo, porque las ventas no son el objetivo de la comunidad, ¡son la consecuencia!

 

Lo cierto es que a través de una comunidad online estamos abriendo un nuevo medio para desarrollar nuestras comunicaciones, pero también un medio para innovar nuestros productos o desarrollar uno nuevo mano a mano con nuestros potenciales clientes. Al fin y al cabo, como en aquellos antediluvianos (en realidad muchos siguen funcionando, pero a la velocidad a la que avanza todo…) Clubes de Fidelización, el propósito de las comunidades es construir una relación multilateral entre la empresa (o marca) y los participantes de la comunidad (clientes o potenciales clientes) fomentando la participación entre los miembros y el diálogo. La gente, las personas, son comunitarias por naturaleza y, por eso, es relativamente sencillo unir a grupos, más o menos numerosos, alrededor de intereses, marcas o productos concretos. Aunque empleando los blogs corporativos podemos hacerlo, como bien nos recordaba el post de Juan Pedro, estas vías de captación no permiten que podamos interactuar (no de manera natural, al menos) con los usuarios, ni tampoco que los usuarios interactúen entre sí, generando sus propios contenidos y compartiéndolos de manera social unos con otros, que es en realidad la base de la comunidad.

Y vosotros, ¿sabéis ya qué comunidades verticales se ajustan más a vuestras necesidades?. ¿Sabéis dónde poder obtener mayor retorno?…. ¿A qué esperáis para participar en una comunidad?…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *